was successfully added to your cart.

Andy Warhol. El arte mecánico
Caixaforum Madrid

Del 1 de febrero al 6 de mayo

La exposición de Caixaforum sobre el padre del pop art muestra la trayectoria creativa de Andy Warhol, desde sus inicios como diseñador gráfico en Nueva York hasta su muerte, convertido ya en un mito universal del arte pop.

Andrew Warhola (Pittsburgh, 1928 – Nueva York, 1987) se mudó en 1949 a Nueva York, donde comenzó una exitosa carrera como diseñador gráfico para revistas, sellos discográficos y marcas comerciales como Glamour, Vogue, Columbia Records o Tiffany & Co, entre otros muchos. No tardó en abordar, como artista, el mundo de las galerías de arte y en consagrarse como el artista pop por excelencia en los años sesenta, tanto entre la élite intelectual como entre el gran público. Alcanzó la fama con sus célebres series de las sopas Campbell’s y transformando en grandes iconos del arte contemporáneo a mitos del cine de la época como Marilyn Monroe, Liz Taylor o Elvis Presley.

Aproximadamente 350 obras de arte y todo tipo de productos diseñados y editados componen la muestra del Caixaforum, que cuenta con la colaboración del Andy Warhol Museum de Pittsburgh, el Museum of Modern Art de Nueva York, el Centre Pompidou de París o la Tate de Londres, entre otras numerosas instituciones públicas y colecciones privadas. La exposición incluye pinturas, esculturas, dibujos, serigrafías, instalaciones audiovisuales, libros de artista, películas, portadas de discos, pósteres, revistas, objetos y material fotográfico y sonoro. Todo ello para acercar a los espectadores al mundo underground surgido en los comienzos de la segunda mitad del siglo XX en Nueva York, cuando Warhol funda su legendario estudio The Factory.

Este arte mecánico, aparentemente impersonal, niega cínicamente toda carga espiritual intencionada. El silencio nihilista de Warhol es, de hecho, uno de los factores que dan altura poética a su trabajo. Junto a una selección de ensayos escritos por teóricos de su obra, la exposición incluye una sección de retratos del artista, tomados por fotógrafos como Alberto Schommer, Richard Avedon o Robert Mapplethorpe.

Tras superar un intento de asesinato en 1968, Warhol cambió de táctica creativa y se convierte en un personaje de sí mismo, escondido tras su característico peinado y sus notorias gafas. Traslada la sede de sus operaciones comerciales y estéticas a The Office, un espacio más burgués y ordenado logísticamente que le consolida definitivamente en un artista-empresario, capaz al mismo tiempo de dirigir la revista Interview, pintar retratos de famosos y aceptar todo tipo de encargos comerciales hasta el momento de su muerte.