was successfully added to your cart.

“Lo que hace la Fundació Vila Casas, no lo hace nadie”

Antoni Vila Casas, presidente de la Fundación Vila Casas, entrevista Carina Bellver.

En su despacho modernista de Barcelona, Antoni Vila Casas nos confiesa que su afición por coleccionar le viene de pequeño. Este farmacéutico de profesión empezó coleccionando sellos y balanzas antiguas hasta convertirse en un gran mecenas del arte, una de sus grandes pasiones. Vila Casas puede presumir de ser el primero en exponer a grandes artistas internacionales. Es el caso de Lita Cabellut, la pintora española más cotizada, cuya deliciosa retrospectiva en los Espais Volart, vigente hasta el 27 de mayo, es todo un regalo para los sentidos. De todo ello conversamos con el presidente de la Fundació Vila Casas, una entidad que pretende fomentar la cultura catalana a través de sus cinco espacios expositivos.

¿Cuál es el objetivo de la Fundació?

Llegó un momento en que los museos de arte, tanto públicos como privados, dejaron de promocionar a los artistas catalanes. Por eso nació mi fundación, para fomentar la cultura del país y visibilizar la obra de los artistas catalanes. Muchas veces dedico retrospectivas de artistas que son muy mayores o que ya nos han dejado pero que no recuerda nadie. Es una forma de recuperar su trayectoria y que no se les olvide. Creo que un país debe tener su cultura, su tradición, que son los signos de identidad de un país. Un país pierde su alma si no tiene artistas ni tradición, si no se los conserva, ni se los promociona ni se los visibiliza. Y es una de las cosas que deberían hacer los museos nacionales de aquí.

¿Cree que existe una carencia en este sentido?

No lo sé, pero lo que hago yo, no lo hace nadie. En farmacia decimos que lo importante de un producto es que ocupe un nicho de mercado y lo que hace la Fundació es precisamente eso, ocupar un nicho de mercado que no ocupa nadie porque no podemos competir con los grandes museos. Y la premisa principal es que primero me guste el artista, no expondré nada que no me guste.

¿Es el caso de Lita Cabellut?

Exacto. El primer cuadro que vi de ella fue en casa de un amigo y le pedí poder conocerla. La telefoné y fui a ver sus cuadros a La Haya, donde reside. Es muy simpática y viva, con mucha fuerza. Nos hicimos amigos y le pedí de exponer en mi galería. Sólo la he expuesto yo en España.

¿Qué le gusta de su pintura?

Es extraordinaria, tiene una fuerza tremenda, se inspira en los clásicos pero les da una modernidad, un color y una fuerza como pocos pintores saben dar, es su gran mérito. Además, esta conjunción parece espontánea y esto le da un carácter que gusta a todo el mundo. Celebro que ahora se la empiece a reconocer como se merece en España.

 En Can Framis de Barcelona, podemos ver la exposición sobre Pere Portabella hasta el 24 de junio.

Los catalanes somos bastante propensos a no dar valor a lo que tenemos. Y de Portabella conocemos más su faceta cinematográfica y poco la de activista político. Le he querido hacer una retrospectiva donde evidenciar su relación con el Chillida, Brossa,Tàpies, Miró y Picassos, que eran sus amigos.

El Palau Solterra, de Torroella de Montgrí dedica una muestra a la fotografía de Eugeni Forcano. ¿No se le ha reconocido suficientemente?

Es buenísimo y yo he intentado hacerle justicia. Es un hombre que siempre ha estado en el lugar oportuno en el momento adecuado y fotografiarlo. Es importnte reivindicar fotógrafos como él y como Català Roca.

¿Por qué la elección de Xavier Escribà para el Museu Can Mario de Palafrugell, que se puede ver hasta el 20 de mayo?

Es un escultor que trabaja con un material curioso, hace formas y las pinta. Es muy original, nadie hace lo que él y es muy bueno, tiene mucho impacto. Justamente, cada año abrimos un premio y éste será de escultura.

¿De los cinco museos que tiene, cuál es su preferido?

Justamente, el de Can Mario de escultura contemporánea. Es el más bonito, el que tiene la colección más buena, el mejor dimensionado y que muestra la disciplina que más me gusta, la escultura. Allá están todos los escultores catalanes que se encuentran en el mercado. Entre todos los museos, poseo más de 3.000 obras, sobre todo de pintura y fotografía. Y para promocionar la creación artística, cada año dedicamos un premio a una de las disciplinas de forma rotativa. Esta edición de los premios está dedicada a la escultura.

¿Si pudiera elegir, qué artista le gustaría exponer?

Prácticamente he expuesto a todos los artistas que quería exponer pero me haría ilusión exponer Miró, el pintor catalán que más me gusta porque es extraordinario. Otro que me gustaría pero que no he podido porque cuesta mucho encontrar obras suyas es Joan Hernández Pijoan. Le dedicaría una exposición para recuperar su trayectoria.

 ¿Cuál es su opinión sobre el estado de salud del sector del arte en Cataluña?

Creo que hay muy buenos artistas pero el problema es que no hay compradores. Y eso es culpa, en parte, de la pérdida de costumbre de ir a los museos. Falta que la ciudadanía consuma más arte, porque el arte es cultura.

Berta Alarcó – fotògrafa

Esta web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar