was successfully added to your cart.

“Subirachs dió en su país mucho más de lo que recibió”

Entrevista a Judit Subirachs-Burgaya, directora del Espai Subirachs

 

Dar a conocer al Josep Maria Subirachs más íntimo es la propuesta del Espai Subirachs, un museo dedicado a la trayectoria de uno de los escultores contemporáneos de más prestigio internacional, conocido sobretodo por su ópera magna: la decoración escultórica de la fachada de la Pasión de la Sagrada Familia. Pero más allá de la escultura, el Espai Subirachs nos descubre un artista polifacético. Conversamos con la directora del museo, Judit Subirachs-Burgaya.

 

¿El objetivo del Espai Subirachs es reivindicar la obra del artista?

Más que reivindicar la obra, se trata de redescubrir a uno de los más representativos exponentes de la escultura española de la segunda mitad del siglo XX. Subirachs fue un artista de prolífica y dilatada trayectoria, un creador polifacético cuyo foco de interés no se centró únicamente en la escultura. Su amplia y variada producción incluye miles de dibujos, así como pinturas, grabados, litografías, carteles, tapices, escenografías y diseños de joyas y medallas. Nuestra tarea consiste en conservar, catalogar, estudiar y difundir la totalidad su producción.

 

¿Qué encontrará el visitante? ¿El Subirachs más íntimo y, por tanto, más desconocido por el gran público?

La verdadera vocación de Subirachs fue la obra de encargo siendo autor de numerosas obras monumentales que le aportaron reconocimiento público y consolidaron su prestigio. En el Espai Subirachs mostramos otra dimensión del artista que dejó huella en el espacio público porque hay otro Subirachs más íntimo, a escala humana. Concretamente, exponemos un centenar de obras de pequeño y mediano formato, creadas en la intimidad de su taller, al margen de la dependencia que supone la obra de encargo, obras más de experimentación destinadas al coleccionismo. En el Espai Subirachs se puede hacer un recorrido por las distintas etapas de su trayectoria, descubrir su extraordinario dominio de las técnicas, así como su universo iconográfico, personal e inconfundible, con un trasfondo cultural rico en referencias simbólicas y en recursos plásticos y conceptuales.

 

¿Por qué en todo el recorrido cronológico por la trayectoria del artista no se expone ninguna pieza relacionada con la obra más conocida, la de la Sagrada Familia?

De entre las numerosas obras que realizó Subirachs destaca, por su fama internacional, el conjunto escultórico de la fachada de la Pasión de la Basílica de la Sagrada Familia. Esta obra, de dimensiones extraordinarias, fue un encargo que Subirachs recibió cuando ya tenía 60 años y una trayectoria consolidada. Es evidente que una obra de tal envergadura, tan célebre y al mismo tiempo tan polémica, ha eclipsado el resto de su inmensa producción. Para conocer su aportación en la Sagrada Familia se puede ir directamente a visitar la basílica y, además de contemplar la fachada que esculpió, se pueden ver algunos de los dibujos preparatorios, bocetos y modelos que realizó Subirachs en el museo que alberga el mismo templo. En el Espai Subirachs lo que pretendemos es que el visitante descubra que hay otro Subirachs más allá de la Sagrada Familia.

 

¿Hay alguna posibilidad que el Espai Subirachs reciba, finalmente, fondos públicos?

Cuando falleció Subirachs sus herederos nos encontramos con un inmenso legado artístico, un contenido patrimonial, pero nos faltaba un continente, un espacio digno con las condiciones adecuadas para poder ponerlo al alcance del público, que era el deseo del artista. Ofrecimos el legado a las administraciones, pero no para que depositaran las obras en un almacén cerrado sino para que las expusieran, pero no les interesó. Los herederos, y especialmente yo como historiadora del arte, hemos suplido la indiferencia que hacia la figura y la obra de Subirachs han demostrado las instituciones. Y lo hemos hecho abriendo en la ciudad de Barcelona un espacio cultural privado, sin ningún tipo de apoyo, sin patrocinadores ni mecenas, sin ninguna subvención pública. Hemos constatado que, lamentablemente, el arte no está en la agenda política, no es una prioridad porque los políticos, en general, piensan que la cultura no les proporciona votos.

 

¿Cuál es la obra preferida de su padre y por qué? ¿Cuántas obras tienen catalogadas del artista?

Hasta el momento hemos catalogado unas 10.000 obras, pero se trata de un work in progress porque vamos descubriendo obras que estaban en paradero desconocido. Ante tal cantidad de obras, resulta difícil escoger una sola como la preferida. Más que obras concretas prefiero destacar etapas de su trayectoria y, a mi modo de ver, su etapa expresionista y su etapa abstracta son las más interesantes por las innovadoras propuestas plásticas que aportó a la historia de la escultura española.

 

¿Para cuándo una gran exposición de Subirachs en algún museo público de la ciudad? ¿Cree que es un deber pendiente?

Esta es una decisión que no me corresponde a mi tomarla. De momento, no hemos recibido ninguna propuesta ni nos consta que esté en proyecto. El deber pendiente, en todo caso, lo hemos cumplido los herederos abriendo el Espai Subirachs. Es nuestro modesto homenaje y una muestra de agradecimiento a un artista que en su país dio mucho más de lo que recibió.

Esta web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar